viernes, 19 de junio de 2015

CAPERUCITA ROJA

Érase una vez una niña muy bonita. 

Su madre le había hecho una capa roja y la niña la llevaba tan a menudo que todo el mundo la llamaba Caperucita Roja.

Un día , su madre le pidió que llevase unos pasteles a su abuelita que vivía al otro lado del bosque, recomendándole que no se entretuviese en el camino , porque cruzar el bosque era muy peligroso, ya que siempre estaba acechando por allí el lobo.